Ciberseguridad y Administraciones Públicas, áreas a reforzar

No cabe duda que el avance tecnológico de las últimas décadas ha ido a un ritmo muy acelerado, creando nuevas necesidades como la de habilitar el acceso remoto a los servicios y conectar a las personas desde sus hogares.

Pero, ¿cómo pueden las organizaciones mantenerse al día con estos avances y ofrecer un nuevo valor empresarial de forma más rápida y eficaz para seguir siendo competitivas y, al mismo tiempo, reducir los costes?

Los principales dirigentes de las TIs, se enfrentan a los siguientes retos:

Aplicaciones nativas de la nube en la nube híbrida

Hasta ahora se creía que las aplicaciones nativas de la nube se desarrollaban más eficientemente en la nube pública. Pero, hoy en día, es posible realizarlo en nubes privadas, en el centro de datos y en el perímetro, ya que las aplicaciones nativas se basan en las siguientes tres tecnologías clave para brindar flexibilidad:

  1. Contenedores: para empaquetar aplicaciones con sus dependencias para ejecutarlas en cualquier lugar.
  2. Microservicios: para crear aplicaciones a partir de servicios débilmente acoplados.
  3. Orquestación: para implementar y administrar aplicaciones en contenedores a escala.
nube-híbrida-sm-cloud

Cuando esta tecnología se combina con herramientas de desarrollo consistentes, portabilidad entre plataformas y habilidades operativas comunes, permite un nuevo enfoque para desarrollar cargas de trabajo en la nube híbrida.

Las cargas de trabajo nativas de la nube pueden optimizarse para arquitecturas de hardware, como IBM zSystems y LinuxONE, IBM Power, x86 y Arm. También pueden ubicarse junto con los datos para maximizar el rendimiento y la gestión de las aplicaciones y para dar soporte a los requisitos de residencia de los datos.

Crear de una plataforma de nube híbrida

Si queremos crear aplicaciones nativas de la nube que puedan ejecutarse en cualquier lugar, primero debemos  crear, valga la redundancia, una plataforma de nube híbrida que abarque todos los despliegues posibles. Esto permite construir e implementar aplicaciones y servicios y abarca la totalidad de la nube híbrida, desde el núcleo hasta la nube y el perímetro.

Para permitir la flexibilidad futura, aprovechar la innovación de la comunidad y proporcionar coherencia entre los equipos de desarrollo de los clientes, se recomienda usar una base de código abierto. Por eso muchas plataformas de nube se construyen sobre componentes de código abierto como Linux, contenedores y Kubernetes. Los componentes de código abierto deben integrarse, reforzarse para las cargas de trabajo de la empresa y ser fáciles de usar y gestionar.

Red Hat OpenShift es una plataforma Kubernetes que proporciona una base consistente para construir, desplegar y gestionar aplicaciones en la nube híbrida, ideal para este supuesto. Mejora la flexibilidad del instalador, las operaciones automatizadas y la extensibilidad de la carga de trabajo.

Elegir una infraestructura de nube híbrida

La base de la plataforma de nube híbrida es la infraestructura sobre la que se ejecuta: nube pública o privada, infraestructura tradicional y borde. Es importante que la plataforma de nube híbrida se ejecute en toda la infraestructura de TI esencial para el negocio, en lugar de en una única nube pública o en un servidor local. Esto permite que los datos y las aplicaciones existentes formen parte de la nube híbrida junto con las nuevas aplicaciones nativas de la nube. También permite la flexibilidad de colocación de las cargas de trabajo para que se adapten mejor a la infraestructura, y evita el riesgo de dependencia del proveedor.

aplicaciones-cloud-sm-cloud

IMPLEMENTAR el software de la nube híbrida

El valor empresarial lo aportan las cargas de trabajo de software de la nube híbrida, que se pueden colocar en contenedores para que se ejecuten sobre la plataforma de la nube híbrida. Estas cargas de trabajo pueden incluir bases de datos y software de automatización, así como aplicaciones empresariales e PSI (Proveedor de Software Independiente). Una vez en contenedores, pueden aprovechar la escalabilidad y la orquestación que proporcionan herramientas como Kubernetes.

Ejecutar de aplicaciones nativas de la nube en cualquier lugar

Las aplicaciones nativas de la nube ya no son sólo para la nube pública. La disponibilidad de una plataforma de nube híbrida que se ejecuta a través de la nube pública, la nube privada y la infraestructura tradicional ha abierto la posibilidad de un enfoque común para el desarrollo de aplicaciones a través de la nube híbrida – ayudando a permitir una entrega más rápida de nuevo valor a las empresas y sus clientes.

Si te ha gustado este artículo y estás interesado en leer más artículos como este, puedes consultar información acerca de S&M Cloud en el siguiente enlace.

¿QUIERES QUE HABLEMOS?

Si tienes cualquier duda ¡Estaremos encantados de hablar contigo!